Publicado el

Los Ángeles (Beberly Hills, Little Tokyo), Arizona (Valle)

19 de Octubre de 2018

Madrugamos como de costumbre, para aprovechar al máximo nuestro tiempo, todavía queremos ver alguna cosilla más en Los Ángeles y hoy ya nos pondremos en ruta a Arizona.

Nos perdemos con nuestra pintas de viajeros, por Berberly Hills que aún está despertando, cambiamos dinero y paseamos por Rodeo Drive, la calle donde están las más lujosas firmas de moda, la milla de Oro de la ciudad.

Pero no solo nos perdemos por la manzana de oro de Beberly Hills, también nos perdemos por sus zonas residenciales, que te sumergen de lleno en escenarios de película, que resultan tan familiares… que es prácticamente imposible no fantasear con vivir en una de sus casas, conducir uno de esos coches y esperar a que le vecina te pique a la puerta, con un pastel de carne para darte la bienvenida al barrio.

Para despedirnos de Los Ángeles (por el momento, porque volveremos) nos sumergimos en Little Tokyo, un reducto de paz en medio de la ciudad que te traslada al mismísimo Japón, donde almorzamos.

Y ahora sí, empieza el primer tramo de nuestra ruta en coche, ponemos rumbo a Arizona, dormiremos en Valle, muy cerca del Gran Cañón del colorado.

Tenemos por delante 750 km en los que nos enfrentaremos a la primera experiencia de repostar en EEUU.

Véase post de Cómo repostar en EEUU, pinchando en la imagen.

En plena ruta 66, hacemos del coche y las gasolineras nuestra casa. Llegando a encontrarnos cosas tan curiosas como ésta.

Cowboy Hats (sombreros de Cowboy), los podías encontrar en los aseos de muchas gasolineras, para poner alrededor de la taza. Se que no es nada glamuroso, pero a mí me hacía muchísima gracia.

Atravesamos el desierto del Mojave disfrutando de la inmensidad del paisaje árido y la soledad de las carreteras.

Con la noche pisándonos los talones, recorremos un buen tramo disfrutando de los colores rosas y ocres que nos regala la puesta de sol, hasta que se rinden al azul de la noche.

Llegamos por fin a Valle, podéis ver el Hotel pinchando aquí. Gran Canyon Inn and Motel.

El hotel es absolutamente recomendable, en plena ruta 66, con museo y tienda dedicado a la ruta, te sumerge en una película del oeste. Además no debemos olvidarnos que es halloween y todo EEUU está repleto de calabazas y fantasmas, pero la decoración de éste hotel era brutal.

Cenamos en el hotel y nos vamos a dormir, estamos agotados y está frio, esto ya no es California.

¿Por qué escogemos Valle?

Es uno de los pueblos más cercanos al lado sur del Gran Cañón, que es desde dónde mañana a primera hora cogeremos un helicóptero para sobrevolarlo.

El Gran Cañón es enorme y es prácticamente imposible verlo en su totalidad, con tan poco tiempo, así que hemos decidió priorizar y después de ver muchas recomendaciones, nos hemos decantado por South Rim, la orilla sur del Gran Cañón, mañana será un gran día, un día de primeras veces, primera vez en helicóptero, primera vez en el Gran Cañón, primera vez en…

No te pierdas el siguiente post, porque es de mis días preferidos de la vida.

Para los perezosos de la lectura aquí os dejo un pequeño resumen del día.

 

Publicado el

Aterrizamos en Los Ángeles

17 de Octubre de 2018

Embarcamos a medio día en Madrid, tenemos por delante 12 horas de vuelo, con 40 de fiebre, juro que en ese momento si hubiese podido, hubiese dado marcha atrás a nuestra vuelta al mundo y me hubiese quedado en mi cama, con un caldito y mi reproductor blu ray Panasonic.

Nada mas montar, coloco mi guía Lonely Planet de California en el asiento delantero.

-First time in California? – Así comienza una breve conversación entre una de Caborana y una de San Diego.

Así comienza la historia de un vuelo de 12 horas en una aerolínea de bajo coste que no incluye comidas.

La historia de el sonido de papel albal que desenvuelve bocadillos de chorizo , la historia de dos gilipollas asturianos que para una vez que salen de viaje sin el tuper con la tortilla de patata, para no pecar de pueblerinos, consiguen ser los más paletos del avión.

Pero bueno vamos al grano, después de las peores 12 horas de mi vida, aterrizamos en Los Angeles a las 6 de la tarde.

Salimos del aeropuerto bastante rápido, teniendo en cuenta que para entrar en Estados Unidos es obligatorio haber solicitado por internet previamente el visado y la mayoría de las gestiones están informatizadas.

Desde el aeropuerto cogemos un bus que nos lleva a la empresa de alquiler de coches Avis, al lado del aeropuerto, hemos alquilado un coche a través de la web rentalcars, por 11 días hemos pagado unos 250 euros y a parte contratamos un seguro a todo riesgo en la propia compañía por otros 250 aproximadamente.

No hace falta recordar que es indispensable contratar seguro de viaje, sobre todo cuando se viaja a USA donde los costes médicos son muy elevados.

Ahora arrancamos rumbo a Pasadena donde tenemos nuestro hotel que hemos reservado en booking y que podéis ver pinchando aquí.

20181018_080717

Ese día la fiebre no me permitió explorar Los Angeles, así que solo pude quedarme en la habitación del hotel y esperar a que mi novio trajera algo de comer, así ya nos vamos familiarizando con las grasas saturadas y la comida take away.

Este no es el post que yo me imaginaba para dar el pistoletazo de salida a la vuelta al mundo, me imaginaba subiendo la típica foto en la pantalla del aeropuerto con el cartel de “LOS ANGELES”, tenia pensado hacer stories en instagram cantando la canción de Loquillo del cadillac solitario “siempre quise ir a LA…”, iba a grabarme con orejitas de conejo para explicaros nuestra hoja de ruta de viaje y todas esas cosas que hacen las influencers, pero la gripe me chafó los planes.

Y ahora si, ahora arranca el viaje de nuestra vida, el viaje de nuestra boda, LA VUELTA AL MUNDO LATE FUERTE.

Abróchense los cinturones porque el vuelo está apunto de despegar y va a haber turbulencias.