Publicado el

Viajar a México por libre. Diario de viaje

Hemos tenido la inmensa suerte de este 2020 adelantar las vacaciones a enero, antes de la locura del confinamiento, la cuarentena y estos tiempos difíciles que nos han tocado vivir, que nos han obligado a parar en seco y en los que he podido aprovechar para hacer lo que más me gusta, escribir y leer.

Arrancábamos el 2020 con una ganas inmensas de vacaciones de playa, de mojito, chiringuito y hamaca, unas vacaciones de resort donde descansar y olvidarnos del mundo, queríamos resarcirnos de nuestro anterior viaje, Japón, donde no habíamos podido disfrutar de la playa.

Pero una vez decidimos el destino, una vez teníamos claro que queríamos descansar en las playas de México, una vez comenzamos a descubrir el país, teníamos claro que no podíamos quedarnos en un resort, que necesitábamos conocer y recorrer el estado de Quintana Roo en coche y a nuestro aire y eso hicimos.

Preparamos el viaje con una semana de antelación, comprar billetes, reservar hoteles, definir itinerario… este ha sido sin duda el viaje más improvisado y menos planeado de nuestra vida ¿Empezamos?

Día 1: Llegamos a Cancún

Día 2: Chichén Itzá, cenote Ik kil, Valladolid, Tulum

Día 3: Ruinas de Tulum, ruinas de Muyil, laguna Kaan Luum y cenote corazón.

Día 4: Tulum, Cobá, Cenote Choo-Ha, Cenote Tankach-Ha, Holbox

Día 5: Holbox

Día 6: Holbox

Día 7: De Holbox a Isla Mujeres

Día 8: Isla Mujeres

Día 9: Isla Mujeres

Día 10: Hasta siempre México lindo y querido

Publicado el

Diario de un viaje a Japón. Viajar por libre a Japón

El 17 de septiembre de 2019 comenzaba nuestra andadura por Japón, una aventura de 18 días en los que hemos conocido pueblos perdidos, lugares que no salen en las guías de viaje y por supuesto también hemos tenido tiempo para hacer turistadas, comer sushi y visitar los lugares más emblemáticos, instagrameables y fotografiados del país.

Un viaje que hemos preparado a conciencia, estudiando cada itinerario, cada trayecto en tren, cada desplazamiento, cada alojamiento…

Un viaje que hemos recogido en este diario, para que os sirva de guía, de lectura, de inspiración o de aventura desde el sofá, este viaje ya no es solo mio, también es vuestro:

Día 1: De Tokio a Kioto

Día 2: Osaka

Día 3: Koyasan (Monte Koya)

Día 4: Koyasan – Nara – Kioto

Día 5: Kioto – ceremonia del té

Día 6: Kioto y alrededores (Inari – Arashiyama)

Día 7: Hiroshima y Miyajima

Día 8: Kanazawa

Día 9: Okuhida

Día 10: Shirakawago , Hida Folk Village y Takayama

Día 11: Kawaguchico – Monte Fuji

Día 12: Kusatsu

Día 13: Takaragawa onsen

Día 14: Tokio (torre de Tokio, templo Zozoji, Shibuya, Harajuku, Kawaii Monster Café)

Día 15: Tokio (Ginza, mercado Tsujiki y Odaiba)

Día 16: Tokio (Shinjuku, Akihabara, Harajuku)

Día 17: Tokio (Ueno,Ginza, Shibuya, Akihabara)

 

Publicado el

Diario de un viaje a Tailandia.

En Octubre de 2016 descubrimos el país de la sonrisa, Tailandia.

Nuestra primera aventura en Asia, nuestra primera aventura en el mundo de la improvisación de viajes y nuestra primera aventura mochilera.

Un viaje en el que nos hemos perdido, reído, hemos temido por nuestra vida, hemos hecho amigos para siempre, hemos dormido en la cubierta de un barco y hemos vivido todo tipo de experiencias que olvidaremos jamás. ¿Nos acompañáis)

Viaje a Tailandia día 1: Bangkok – mercado chatuchak

Viaje a Tailandia día 2: mercado flotante-mercado del tren-cascadas de Erawan

Viaje a Tailandia día 3: Ayutthaya

Viaje a Thailandia día 4: Chiang Mai, Doi Sutep, cárcel de mujeres

Viaje a Tailandia día 5: Ban Hom Samunphrai – Doi Inthanon

Viaje a Thailandia día 6: Chiang Rai, triangulo del oro, Laos

Viaje a Thailandia día 7: Phuket -Surin Beach

Viaje a Tailandia día 8: Phang Nga – Isla de James Bond

Viaje a Tailandia día 9: Maya Bay

Viaje a Tailandia día 10: Maya Bay – Ko Lanta

Viaje a Tailandia día 11: Recorriendo Phuket en moto.

Viaje a Tailandia día 12: Perdidos en el Océano Indico

Viaje a Tailandia día 13: Hasta siempre país de la sonrisa

Y para terminar una reflexión sobre los contrastes que puedes encontrar:

Los contrastes de Tailandia

Espero que os guste y que muchos os animéis a vivir la experiencia Tailandesa en vuestras propias carnes.

Publicado el

Viajar por libre a México. Día 8: Isla Mujeres

25 de Enero de 2020

Amanece es Isla Mujeres tras una noche ruidosa. Cuando anochece Isla Mujeres es fiesta, bullicio, ruido tequila y mezcal, pero de día es sol, playas que parecen piscinas, aguas cristalinas que invitan a bailar y reír, coronas, tambores y muchas cosas más.

Hoy cambiamos de hotel y nos hospedaremos las últimas dos noches en el Hotel las Tres mentiras Boutique, que podéis ver pinchando aquí. Un hotel en pleno centro de la isla, con una decoración muy Mexicana y con muchas posibilidades y recursos para alimentar nuestras redes sociales.

Pero como no hemos venido a esta lugar del mundo, para quedarnos en el Hotel nos pasamos el día en la playa, en concreto en Playa Norte, que a primera hora está desierta de turistas, hamacas y embarcaciones, lo que hace que tengamos la playa y el mar, para nosotros solos prácticamente.

Lo cierto es que prácticamente no tengo fotos de este viaje porque no era mi intención publicarlo y no puedo enseñaros como se transformaba luego esa playa con decenas de barcos procedentes de Cancún y Playa del Carmen, que traían turistas a pasar el día en la cubierta bebiendo, escuchando música y tomando el sol sobre unicornios y flamencos hinchables.

Alquilamos dos hamacas por 100 pesos al día por persona, comemos una hamburguesa en el mismo beach club y nos pasamos el día entre sueños, lecturas, arenas rosas y baños interminables en estas aguas de temperatura ideal y claridad extrema, que hacen que no quieras salir una vez pones un pié en ellas.

Y así hasta la puesta de sol que es increíble, además en esta parte de la playa, hay clases de yoga todas las tardes al anochecer, que hacen que la isla sea aún más mágica.

Cuando cae el sol y los camareros van recogiendo las hamacas, volvemos a nuestro hotel donde nos recreamos un rato entre fotos y atuendos mexicanos.

Para perdernos de nuevo por el centro de la isla y cenar un mole poblano que aún no había tenido la suerte de degustar, el mole poblano es una salsa de chocolate picante que generalmente adereza una pechuga de pollo, yo solamente lo había probado en un restaurante mexicano que hay en Colombres, en Asturias y tenía muchísimas ganas de probarlo en México.

Y con el estomago lleno nos perdemos por las calles de la isla, llegamos a la plaza del pueblo donde nos sentamos a ver un partido de Basket femenino, comemos un helado y a pesar del ambiente, de los bares con música en directo, del rock y el tequila, decidimos volver al hotel para descansar y volver a exprimir al máximo el día de playa de mañana, porque eso es todo lo que hemos venido a hacer a esta punta del mundo.

Publicado el

Viajar por libre a México. Día 10: Isla Mujeres

27 de Enero de 2020

Hoy es nuestro último día en México, todas las historias tienen un final y esta queremos extenderla al máximo, así que bien temprano volvemos a Playa Norte para bañarnos en estas aguas unas cuantas veces más.

Y a medio día hacemos las maletas, cogemos el Ferry, sacamos el coche del parking, conducimos hasta el aeropuerto, devolvemos el coche y el resto ya es la típica historia de aeropuertos, de mc donalds, de facturaciones, de colas en las que conoces a gente con la que compartes anécdotas de viaje, de escalas y de vueltas a casa.

Hemos tenido la inmensa suerte de viajar a principios de este loco 2020, antes de esta pandemia mundial que azota el mundo, no nos imaginábamos lo que el destino nos deparaba, aún no estábamos preparados para que nos robasen la primavera y no podíamos ni intuir que probablemente ese invierno fuera nuestro único verano, por eso más que nunca creo, que no hay postergar planes, viajes y sueños, porque el HOY es lo único que tenemos.

Y como diría Chavela “No se dice adiós, se dice te amo”

Así que te amo México lindo y querido.

Publicado el

Viajar por libre a México. Día 9: Isla Mujeres

26 de Enero de 2020

Volvemos bien temprano a playa norte, aún no están ni las hamacas puestas, pero enseguida nos las colocan y estamos solos en la playa.

No corre el aire y la temperatura del mar es ideal, nos pasamos más tiempo en el agua que en la hamaca, esta playa me pone contenta, canto, bailo, hago piruetas y la sonrisa no se me borra mientras estoy en el agua.

Se puede decir que es una de mis playas preferidas del mundo, de esas que por mucho que cubra el agua, sigues viéndote los pies igual de nítidos que en plena orilla, de esas en las que sumerges la cabeza y puedes ver a cientos de metros de distancia dentro del agua, de esas de arena blanca, limpias de algas, conchas e incluso hasta peces. Ideal para miedosos, escrupulosos, niños, ancianos, gente que no sabe nadar y jóvenes en busca de fiesta, de esas donde todo el mundo encuentra su hueco.

Y la isla nos despide regalándonos esta puesta de sol, que invita a la meditación, a la reflexión, al yoga, a la cerveza y a la música lenta.

Y como los viajes son magia y siempre te ponen personas increíbles en cada estación, unas chicas nos enseñan a hacer acrobacias de yoga en pareja.

Y no podíamos irnos de Isla Mujeres sin probar su plato típico, el pescado al carbón o pescado Tikinxic, que estaba brutal.

Y así termina nuestra última noche en México. Cuantos tacos, cervezas, camarones y pescados, cuantas puestas de sol, cuantas rancheras, cuantas calaveras, cuantos cuentos de Frida Kahlo y Diego Rivera, cuanto arte, cuanta cultura, cuantas formas de coger altura, de exprimir la vida con sabrosura. Que padre, que chido, que manera de vivir este recorrido.