Publicado el

Adiós Islas Cook

5 de Noviembre de 2018

Después de un sueño reparador, disfrutamos de la ducha al aire libre que tiene la habitación, que es todo lujo.

Hoy es un gran día, porque a las 09:00 hemos quedado con la fotógrafa de la boda, que va a entregarnos las fotos y por fin podemos verlas.

Y nos encantan, estamos super contentos con el resultado.

El resto de la mañana la dedicamos a disfrutar de la playa y la piscina del hotel.

A las 13h cogemos el bus que nos lleva al aeropuerto, el autobús cuesta 16 dólares.

Hasta aquí llega nuestro periplo por las Islas Cook, un lugar que llevaremos siempre en el corazón, porque a parte de ser el rincón del mundo que hemos elegido para darnos el sí quiero, hemos descubierto un país lleno de naturaleza, lleno de gente encantadora y hospitalaria que hacen que te sientas como en casa.

Y ahora rumbo a nuestro próximo destino… que formará parte de otro diario de viaje, porque cambiamos de país.

Publicado el

De Aitutaki a Rarotonga

4 de Noviembre de 2018

Último amanecer en Aitutaki, en teoría a las 10:00 am tenemos que abandonar la habitación, pero Steve (el dueño del cutre hotel mejor ubicado del mundo) nos dice que no nos preocupemos, que hoy es domingo y no tiene prevista ninguna entrada nueva así que podemos quedarnos hasta la hora de marchar al aeropuerto.

Así que aprovechamos todo el día para estar en la playa, vamos a comer al restaurante Blue Lagoon, que está muy cerca de nuestro hotel y que tiene unas vistas de la laguna que lo convierten en una experiencia muy relajante. Comemos pescado con patatas y pagamos 55 dólares, podéis verlo pinchando en la foto.

Después de dormir una siesta, Steve viene a vernos para llevarnos al aeropuerto, nuestro avión sale a las 17:00 y antes de las 18:00 ya estamos de nuevo en Rarotonga.

Nada más posarnos del aeropuerto, cruzamos la carretera para ir al hotel Islander a recoger nuestro equipaje, que está intacto, en el propio hotel nos llaman un taxi para llevarnos al hotel que tenemos reservado, el taxi nos cuesta 40 dólares.

Nuestro nuevo hotel es The Rarotongan Beach Resort que podeís ver pinchando aquí.

Hemos elegido este hotel, porque es el único Resort de Rarotonga, lo más parecido a los resorts del Caribe pero en pequeñito y para pasar el último día en Islas Cook, nos apetecía relajarnos y disfrutar de la piscina y de la playa de este hotel que nos parecía de las más bonitas de Rarotonga.

Para la cena, salimos caminando del hotel y paramos en el Take Away más cercano, donde yo como pescado y patatas y Michel hamburguesa y patatas por 24 dólares.

De vuelta al hotel, jugamos unas partidas de billar y vamos a disfrutar por fin de una habitación limpia y coger fuerzas para mañana que abandonaremos definitivamente Islas Cook para ir a nuestro próximo destino.

Publicado el

Aitutaki – Playas – Mirador – Fiesta en Aitutaki

2 de Noviembre de 2018

Lo mejor de la habitación son las vistas, estar en la cama y ver enfrente esa playa, aunque la habitación sea cutre ¡Es brutal!

Desayunamos y cogemos la moto para ir a Arutanga, la capital de Aitutaki, una agrupación de casas y comercios que en total no debe de superar la veintena.

Compramos bebida y comida en el supermercado y nos pasamos el día entre la playa y la piscina, moviéndonos en kayak por la laguna y explorando los diferentes islotes.

Al atardecer, volvemos a coger la moto para ir al mirador desde el que se pueden apreciar esos azules de postal.

Nos perdemos por las carreteras de Aitutaki y nos encontramos con joyas de la naturaleza como ésta.

Mientras nos hacíamos la foto debajo del Baniano, una señora muy mayor llega con su moto cargada con verduras y se para para decirnos que si conocemos el árbol, nos indica que es un Baniano y nos cuenta que es un árbol sagrado, que tiene usos medicinales y que puede que no estemos solos debajo del árbol, que quizá haya algún espíritu allí.

La señora arranca la moto y marcha con una sonrisa de oreja a oreja y nosotros con la piel de gallina, empezando a inquietarnos por la excesiva tranquilidad que se respiraba debajo de ese árbol.

Continuamos nuestro periplo por las carreteras de Aitutaki, hasta que desde la carretera divisamos luces y escuchamos música, como está empezando a llover decidimos parar a ver de que se trata.

Nos acercamos tímidamente y vemos que no hay turistas, enseguida salen a recibirnos y nos invitan a sentarnos con ellos a cenar.

Les decimos que muchas gracias, solo estamos curioseando, algunos están bailando, me sacan a bailar e intento seguirles el ritmo como puedo.

Nos dicen que son trabajadores de la carretera y hoy están celebrando que han finalizado las obras y vuelven a Rarotonga.

Nos despedimos amablemente de ellos y cenamos en Akady Take Away, una hamburguesa, patatas y bebida por 10 dólares, lo más barato que puedes encontrar en Aitutaki y además muy rico, totalmente recomendable.

De vuelta al hotel, nos quedamos leyendo en el porche, porque la habitación preferimos tocarla lo justo y mañana será otro día.