Publicado el

Compras responsables en Nepal

Siempre que viajo a lugares tan diferentes al mío, me encanta hacer compras, suelo comprar algo para mí, algo para mi casa y algo típico del país.

Después del terremoto, la mejor forma de ayudar al país, es haciendo turismo y como no, también comprando.

En Nepal, uno de los países con el índice de desarrollo humano más bajo del mundo y castigado con desastres naturales y otras circunstancias que no favorecen su desarrollo, se hace indispensable hacer compras responsables y éticas.

Como defendemos en late fuerte, interesarse por el origen de los productos, cómo están fabricados, si proceden o no, de comercio justo, si están libres de explotación infantil, son elementos que se hacen aún más necesarios en países como éste.

Así que voy a compartir con vosotros las compras que he hecho en este país.

-Libretas de papel reciclado, artesanal hechas en Nepal y libres de trabajo infantil.

 

 

-Cuenco de meditación Tibetano.

 

Este cuento lo compre en el asentamiento de refugiados tibetanos que visitamos en Pokhara junto con algunas pulseras que compramos a varios vendedores. Podéis recordar nuestra visita y la historia completa pinchando aquí.

-Mochila de cáñamo.

La compre a un vendedor especializado de Thamel que vendía solo productos hechos con cáñamo, son tejidos orgánicos y de comercio justo.

-Manta de Yak.

-Pasminas de Kashmir.

 

-Cabeza de Buda.

 

La compré en Thamel, está entera grabada a mano, con símbolos tibetanos, ahora luce en mi salón y detrás de ella tengo guardadas las rupias que nos dio nuestra familia nepalí en la celebración del Dashain porque estoy convencida de que me traerán mucha suerte (podéis recordar ese día pinchando aquí)

El ligero equipaje, al final no te permite realizar muchas compras, pero hemos tratado de poner nuestro granito de arena, así que, solo me queda animaros a todos a visitar países tan increíbles como éste.

Que aunque no sea el destino turístico soñado para unas vacaciones, probablemente sean unas de las mejores vacaciones que recuerdes en tu vida, porque éste es un viaje, de los que no sólo te quedan en la memoria, sino también en el corazón.

Nepal es un país pobre, impactante para un occidental, en ocasiones puede hacerse difícil, pero os aseguro que no os arrepentiréis de visitarlo, porque lo mejor que tiene Nepal es su gente, amable, dispuesta a ayudarte, hospitalaria hasta límites insospechados y el aprendizaje que te da es brutal.

Así pues, visiten Nepal, ellos os recibirán con los brazos abiertos y vosotros os llevaréis el corazón lleno de amor, cariño, bondad y sonrisas.

El resto de atractivos de Nepal, los podéis encontrar en mi blog, en el Diario de un viaje a Nepal, pero hay otros muchos, por no decir casi todos, esos no se pueden explicar, esos se tienen que vivir.

Visita la tienda con corazón.

Publicado el

Diario de un viaje a Nepal

En octubre de 2017 nos perdimos una semana por Nepal.

Una semana muy intensa recorriendo el país todo lo que pudimos y disfrutando muchísimo, mil aventuras y anécdotas, como acabar celebrando el Dashain con una familia Nepalí, ser expulsados de una ciudad, subir al templo Manakamana y que la gente acabe haciéndose fotos con nosotros, volar encima del Everest, ver el amanecer por los Himalayas, visitar un centro de refugiados tibetanos e infinidad de historias, que nos dejan con las ganas de seguir viajando.

Aquí tenéis todos los detalles:

-Día 1: Katmandú – Barrio mochilero Thamel

-Día 2: Katmandú – Monkey Temple – Patan – Pashupatinah- Boudhanat – Jardín de los sueños

-Día 3: Mountain flight – Everest – Bhaktapur – Nagarkot

-Día 4: Dashain – Manakamana – Bandipur

-Día 5: Bandipur – Pokhara – Pagoda de la paz mundial – refugiados tibetanos

-Día 6: Amanecer en Sarangkot – vuelta a Katmandú

-Día 7: Plaza Durbar y casco antiguo de Katmandú

-De Nepal a Maldivas durmiendo en Sri Lanka

Espero que os haya gustado, os inspire, ayude y anime a vivir y viajar, porque viajar es vivir y vivir es viajar, cada día estoy mas convencida.

Visita nuestra tienda

 

Publicado el

De Nepal a Maldivas, durmiendo en Sri Lanka

A medio dia nos encontramos en el aeropuerto de Katmandú, vamos a viajar con una aerolinea hasta Delhi, donde cogeremos un avión de Sri lanka airlines hasta Sri Lanka y viajaremos con esta misma compañía hasta Maldivas.

Nuestra duda, ¿el equipaje viaje hasta Maldivas o lo tenemos que recoger en Delhi?

La escala el Delhi es de 3 horas así que no tenemos demasiado tiempo.

Preguntamos en el mostrador de la aerolínea de Nepal y mas de media hora están a vueltas con el ordenador, no para de llegar gente a mirar el ordenador, paralizamos toda la cola, yo ya me estoy empezando a poner de los nervios, les pregunto que pasa y nos comentan que están tratando de que las maletas viajen directamente a Maldivas, pero nos preguntan que si tenemos el visado para ir a Maldivas, les digo que no es necesario el visado en Maldivas, aunque parece que ellos no están tan seguros.

Finalmente nos comunican que nuestro equipaje va a viajar directamente a Male (capital de Maldivas) pero solo nos dan los billetes de avión hasta Delhi.

Después de pasar todos los controles y estar esperando para embarcar, yo no las tengo todas conmigo ¿Por qué nuestras maletas viajan hasta Male y solo nos han dado los billetes hasta Delhi?

Así que, pregunto a un policía, con el que volvemos a desandar todos los controles hasta llegar al mostrador de la aerolínea y nos dicen que no nos preocupemos, que en Delhi, nos facilitan el resto de billetes y de nuevo el policía nos escolta a la zona de embarque.

Una vez en Delhi, nos disponemos a realizar la cola para pasajeros de transito, junto con el resto de personas, cuando nos solicitan las tarjetas de embarque, les explicamos que no las tenemos, solo tenemos los resguardos del equipaje y nos derivan a una sala.

En la que esperamos más de una hora, cada poco nos llaman solicitándonos documentación, esto ya me huele fatal, finalmente le pregunta a la chica que nos atiende que cual es el problema y nos comenta que es que la reserva de los billetes no les consta por ningún sitio.

Solo tenemos 3 horas de escala en Delhi y ya llevamos más de una aquí, la cosa parece que pinta mal, pero finalmente todo sale bien, localizan la reserva y nos entregan todos los billetes, MENOS MAL!!!

Aprovechamos esta corta escala, para descubrir en el aeropuerto, un poco de la India y a veces no hay mejor forma de apreciar las diferencias culturales, como irse a una gran cadena de comida como Mc Donalds, es increíble, así que mirad que comimos.

Con el estomago lleno, volvemos a embarcar rumbo Sri Lanka, a nuestro lado, hay un chico sentado, con el pronto entablamos conversación, él era Ganesh, es de Nepal y como nosotros viaja desde Nepal a Maldivas !Que casualidad!

Nos pasamos todo el vuelo hablando, compartiendo impresiones de Nepal, hablando de religión, libros, de la vida… de todo un poco, en seguida compartimos con Ganesh nuestra preocupación por la larga escala de 9 horas por la noche, que nos espera en Sri Lanka.

Él nos comenta que la compañía aérea pone a disposición de los clientes, un hotel totalmente gratuito para las escalas largas y que él, lo ha solicitado por internet. ¿En serio?

Nos dice que no nos preocupemos, que a la llegada a Sri Lanka, le acompañemos y el intentará conseguirnos un hotel a nosotros también.

Así que ya en el aeropuerto, seguimos a Ganesh al mostrador de la aerolínea, Ganesh les comenta que ha solicitado un hotel y que nosotros somos sus amigos, tenemos la misma escala que él, pero no lo hemos solicitado, que si por favor pueden conseguirnos una habitación a nosotros.

¡¡¡Y LO CONSIGUE!!!

Nos conceden un visado de tránsito por 2 días y nos envían un taxi al aeropuerto para llevarnos hasta un hotel, taxi que al día siguiente, nos llevara de vuelta al aeropuerto

Madre mía y todo esto totalmente gratis, bendito Ganesh, él era el último regalo que nos tenía preparado Nepal, para que no nos quedase ninguna duda, de que lo mejor que tiene Nepal, es su gente.

El viaje por Colombo, hasta el hotel, de aproximadamente media hora, nos muestra un poco de Sri Lanka, aunque es de noche y llueve a mares, no quiero perderme ni un detalle, de las calles, de las luces, de las casas, de los jóvenes que parecen ir de fiesta a una discoteca.

Pero lo que mas me llama la atención, es que en la misma calle, nos encontramos lugares de culto hindúes, budistas y cristianos, sobre todo lo más llamativo son las imágenes de vírgenes y santos, pero al más puro estilo asiático llenos de luces de colores.

Sin duda, me deja con las ganas de conocer Sri Lanka mucho más a fondo.

Llegamos al hotel, al lado del mar, no lo sabemos porque lo hayamos visto, sino porque el sonido de las olas, era todo un espectáculo en esa noche de tormenta.

Ganesh habla con el personal del hotel para que nos despierten a las 4:15 y que el taxi nos vaya a recoger a las 4:30.

Nos despedimos de él, nos damos una merecida ducha y pegamos una cabezadita hasta que suena el despertador.

Ganesh nos comenta que no ha pegado ojo, porque tiene presión en un oído, dice que le duele muchísimo así que al llegar al aeropuerto, solicitamos un médico, que le da unas medicinas y embarcamos rumbo a Maldivas… pero Maldivas forma parte de otro viaje, forma parte de otro diario… próximamente Diario de un viaje a Maldivas…

….Continuará.