Publicado el

Universal Studios

Entre miles de opciones y actividades que hacer en Los Ángeles, está Universal Studios.

¿Que es Univesal Studios?

Es un gran parque de atracciones ubicado en los mismísimos estudios Universal.

Es un parque de atracciones algo diferente a los que estamos acostumbrados en Europa y es que aquí, casi todas las atracciones son de realidad virtual, actividades muy pero que muy guays, montañas rusas que te hacen ir a toda pastilla a través de túneles que te meten de lleno en unas experiencias 4D brutales.

Las entradas las habíamos comprado con suficiente antelación por Internet y además por esta vía, son algo mas económicas. El precio de la entrada ronda los 100 dólares por persona.

Llegamos al parque en coche y aparcamos en el Parking preferente por 35 dólares. Hay otro parking más barato y otro mas caro, nosotros optamos por aparcar en el intermedio. La diferencia de precio va en función de la proximidad al parque de atracciones.

Atracciones más recomendables:

La zona del parque más visitada y con razón, es Hogwarts. Una sección dedicada al universo Harry Potter que te hace olvidar por un rato de que eres un simple muggle.

  • Y dentro de ella, está la montaña rusa de Harry Potter, que es una de las atracciones más demandas, sumergiéndote en un agitado partido de Quidditch.

Después de la atracción por excelencia de Hogwarts, la siguiente mejor desde mi punto de vista es la montaña rusa The Simpsons situada en el mismísimo Springfield.

El resto de atracciones van en la línea de las anteriores, exceptuando The Walking Dead que no lleva aparejada experiencia virtual.

The Walking Dead es un recorrido a pie esquivando zombies y seres sangrientos, no apto para cardíacos y gallinas (es algo así como una casa del terror pero a la americana).

Pero no sólo hay atracciones, como cualquier parque temático que se precie, también tiene espectáculos y estos obviamente, son de efectos especiales.

Y ahora llega la parte que a mí mas me sorprendió y es que una de las atracciones del parque, es una visita guiada por los mismísimos Universal Studios, un recorrido por los sets de rodaje y decorados originales de las míticas películas, series y programas.

Lo que mas ilusión me hizo fue visitar el barrio de mis sueños, Wisteria Lane, el vecindario de “Mujeres Desesperadas”. Aunque tengo que reconocer que cuando el plano se abre pierde su encanto.

Y luego ver el mítico Motel Bates de “Psicopsis”, justo cuando acabábamos de ver la precuela de Netflix, de la popular película y de la que soy fan incondicional.

Un autobús con un guía, va explicando los detalles de cada sitio por el que pasas y acompaña el recorrido con vídeos de las películas rodadas en los decorados que estás visitando.

Visitamos el parque un 18 de Octubre, inmerso todo el país en la celebración de Halloween, Universal Studios no podía ser menos y por la noche volvía a abrir sus puertas con atracciones específicas, como Stranger Things y The monsters, pero nos quedamos con las ganas, debido a nuestro escaso tiempo en Los Ángeles.

Es sin duda una experiencia totalmente recomendable pero que consume todo un día en la ciudad, nosotros decidimos sacrificarlo, por pasar un buen rato en el parque, eso ya es cuestión de prioridades.

Para mi es una de las visitas obligadas de la ciudad, si te gusta que el corazón lata fuerte.

Publicado el

Aterrizamos en Los Ángeles

17 de Octubre de 2018

Embarcamos a medio día en Madrid, tenemos por delante 12 horas de vuelo, con 40 de fiebre, juro que en ese momento si hubiese podido, hubiese dado marcha atrás a nuestra vuelta al mundo y me hubiese quedado en mi cama, con un caldito y mi reproductor blu ray Panasonic.

Nada mas montar, coloco mi guía Lonely Planet de California en el asiento delantero.

-First time in California? – Así comienza una breve conversación entre una de Caborana y una de San Diego.

Así comienza la historia de un vuelo de 12 horas en una aerolínea de bajo coste que no incluye comidas.

La historia de el sonido de papel albal que desenvuelve bocadillos de chorizo , la historia de dos gilipollas asturianos que para una vez que salen de viaje sin el tuper con la tortilla de patata, para no pecar de pueblerinos, consiguen ser los más paletos del avión.

Pero bueno vamos al grano, después de las peores 12 horas de mi vida, aterrizamos en Los Angeles a las 6 de la tarde.

Salimos del aeropuerto bastante rápido, teniendo en cuenta que para entrar en Estados Unidos es obligatorio haber solicitado por internet previamente el visado y la mayoría de las gestiones están informatizadas.

Desde el aeropuerto cogemos un bus que nos lleva a la empresa de alquiler de coches Avis, al lado del aeropuerto, hemos alquilado un coche a través de la web rentalcars, por 11 días hemos pagado unos 250 euros y a parte contratamos un seguro a todo riesgo en la propia compañía por otros 250 aproximadamente.

No hace falta recordar que es indispensable contratar seguro de viaje, sobre todo cuando se viaja a USA donde los costes médicos son muy elevados.

Ahora arrancamos rumbo a Pasadena donde tenemos nuestro hotel que hemos reservado en booking y que podéis ver pinchando aquí.

20181018_080717

Ese día la fiebre no me permitió explorar Los Angeles, así que solo pude quedarme en la habitación del hotel y esperar a que mi novio trajera algo de comer, así ya nos vamos familiarizando con las grasas saturadas y la comida take away.

Este no es el post que yo me imaginaba para dar el pistoletazo de salida a la vuelta al mundo, me imaginaba subiendo la típica foto en la pantalla del aeropuerto con el cartel de “LOS ANGELES”, tenia pensado hacer stories en instagram cantando la canción de Loquillo del cadillac solitario “siempre quise ir a LA…”, iba a grabarme con orejitas de conejo para explicaros nuestra hoja de ruta de viaje y todas esas cosas que hacen las influencers, pero la gripe me chafó los planes.

Y ahora si, ahora arranca el viaje de nuestra vida, el viaje de nuestra boda, LA VUELTA AL MUNDO LATE FUERTE.

Abróchense los cinturones porque el vuelo está apunto de despegar y va a haber turbulencias.

Publicado el

Año nuevo en París: 1 de Enero de 2018

Amanece en París algo mas tarde de lo normal, a las 11.00 cuando suena el despertador, la ciudad aún duerme.

Nos cuesta encontrar un bar donde comer un croissant, pero conseguimos desayunar.

Nuestro objetivo para hoy, es visitar el museo Louvre.

Vamos caminando por la tranquila ciudad, que esta paralizada en el primer día del año, llegamos al museo, estamos un rato en los alrededores pero está cerrado.

Así que ya tenemos una excusa para regresar a París.

Nuestro avión sale a medio día, hemos quedado con Eugene y Sergei para almorzar temprano y despedirnos.

Nuestro punto de encuentro, es el árbol de la catedral de Notredam, llueve a mares en el primer día del año.

Dicen que los días de lluvia son días de prosperidad, así que empezar el año pasados por agua, puede que sea un presagio, de que va a ser un año próspero.

Reunidos con Eugene y Sergei, damos un paseo por el barrio latino y buscamos un restaurante donde comer.

Entre brindis, copas de champagne y hamburguesas, llega el momento mas emotivo de la comida, nuestro amigos rusos se ponen serios y nos dicen que nos van a hacer entrega de algo que lleva en su familia muchos años y quieren que ahora este en la nuestra y nos dan mi queridísimo juevo Svintus (para los que no sepáis de que va el tema podéis leer pinchan aquí)

Que ilusión, ahora ya podemos jugar siempre a svintus.

No solo eso sino tambien nos regalan este precioso adorno de Navidad, nosotros tambien tenemos uno para ellos, así que hacemos un intercambio.

Después de la comida, nos vamos a pasear juntos, mientras planeamos la próxima escapada, nos acompañan al hotel, para coger las maletas y tomar el metro rumbo al aeropuerto, nos despedimos hasta siempre, pero esta vez me da la sensación de que volveremos a ver a éstos locos amigos rusos.

Y no se me ocurre un final mejor para este post que el de … Siempre nos quedará París.

Visita la tienda con corazón