Publicado el

¿Por qué viajar nos hace felices?

En los últimos años se han puesto de moda varias corrientes o estilos de vida, que tratan de buscar la felicidad, en parte gracias a libros y autores de éxito como pueden ser Rafael Santandreu, autor de libros como : El arte de no amargarse la vida, “Las gafas de la felicidad” o “Ser feliz en Alaska” o Eckhart Tolle , autor del libro “El poder del ahora”

Tengo que confesar que he leído todos estos libros y alguno que otro más,  trato de practicar mindfulness y de sumarme a la moda de la felicidad

Todos estos libros y corrientes filosóficas, psicológicas o como se quieran llamar, para mí, tienen todas una misma idea esencial.

¿Y cual es?

Estar presentes

¿Y qué es esto de estar presentes?

Si no se está familiarizado con el concepto, en un principio puede parecer una chaladura, podéis pensar que se me va la pinza o que fumo algún tipo de hierba, pero no es nada de eso, es un concepto básico y fácil de entender.

Y es tan simple como darse cuenta de que son nuestros pensamientos, los que nos producen emociones, los que nos enfadan, los que nos averguenzan, los que nos ponen nerviosos, los que nos entristecen

¿Por qué?

Porque a la mente le cuesta mucho estar presente, siempre tiende a ir hacia el futuro o hacia el pasado y casi siempre con pensamientos irracionales, que magnificamos y deformamos.

Pararos un minuto a pensar en cosas que os hacen felices, que os hacen sentir bien, seguro que en ese momento estáis presentes, vuestra mente no esta divagando con el futuro, ni regodeándose en el pasado.

Y eso es, exactamente lo que nos pasa cuando viajamos, más presentes no podemos estar, vamos fijándonos en todo, la gente, los edificios, el paisaje, las costumbres, los olores, los sabores…nuestra mente está tan centrada en el ahora que apenas tiene tiempo para preocuparse del futuro, de la vuelta al trabajo, de la rutina, del dinero o cualquier cosa que nos pueda atormentar y mucho menos ya, para recordar el pasado.

Y ésta en el fondo, creo que es la  principal razón, por la que una vez que empiezas a viajar no puedes parar, porque el chute de presente te hace inmensamente feliz y te hará feliz incluso en el futuro, ya que cuando la mente se vaya al pasado, tendrás muchas cosas buenas que recordar seguro.

templo-blanco-chang-rai

Os pongo esta foto que muestra muy bien lo que quiero decir ¿Acaso creéis que cuando estáis en un lugar como este, la mente puede estar pensando en alguna otra cosa que no sea fijarse en absolutamente cada detalle de esta estampa?

Si viviésemos cada paseo, cada cena, cada comida, cada olor, cada canción, cada conversación, cada sensación, con la misma intensidad, concentración y entusiasmo, como cuando estamos de viaje, no me cabe la menor duda de que TODOS seríamos más felices.

 

Publicado el

Quedada para llorar

De los creadores de:

Todo me sale mal y la vida es una mierda llegan las quedadas para llorar.

Y es que las desgracias venden, seguramente todos tenéis en vuestro perfil de facebook, el típico amigo que solo comparte las noticias tristes y las desgracias, seguro que conocéis a alguien al que le apasiona hablar de enfermedades y que le encanta quejarse, gente tóxica les dicen ahora.

Pues estáis de enhorabuena y es que el próximo 6 de abril, se organizan en varias ciudades españolas quedadas para llorar.

Así que a todas esas personas tóxicas que nos rodean, a esas que sufren porque no tienen suficientes me gusta en cada publicación, que se angustian profundamente cuando el perro de su vecina se muere , a esas que un día la tostada les cae por el lado de la mantequilla y maldicen su suerte y al día siguiente les cae por el lado en el que no hay mantequilla y la siguen maldiciendo, porque se habían acostumbrado ya, a comer la mantequilla con el gusto a fregasuelos, a todas aquellas personas que les encanta contarte lo mal que les va la vida podemos invitarlas a alguno de estos eventos, al que les pille mas cerca y así conocen a otros en su misma situación.

Cuando lo escuche por primera vez en la radio creía que era una broma de la locutora, pero no pude resistir la tentación de recavar más información y efectivamente, existen varios eventos en facebook cuya única misión es hacer una macro quedada para llorar.

Desechada la idea que se trate de una estrategia de marketing de Kleenex, o de maquillaje waterproof (resistente al agua), llego a la conclusión de que hay gente que se recrea en el sufrimiento propio y ajeno.

Los que os sintáis identificados con esta corriente de negatividad ya sabéis, no estáis solos y podéis quedar con más gente para llorar y combatir la sequía de los pantanos de este país, el resto, por favor, cuando haya una quedada para reír avisadme porque ahí estaré.

Y a todos absolutamente a todos, a los que os pique el gusanillo de ir a la quedada y a los que no… os dejo este poema de Mario Benedetti.

No te rindas

Escuchar No te Rindas Mario Benedetti.

 

 

 

Publicado el

Converse las zapatillas más sociables.

Las converse nos han acompañado a lo largo de nuestra vida y es que siempre son esas zapatillas casual y atemporales que a veces pegan con más fuerza que otras, en cuanto a lo que tendencias se refiere.

Unas veces son las de tipo bota, otras las rojas, otras las azules… parece que esta vez son tendencia las blancas como las que traigo en la foto.

converse-2

A mi me encantan porque pegan con todo, completan un look de vaquero y camiseta y además ahora, desde que el desaliño es tendencia, las puedes combinar con casi todo, hasta con vestidos, esta opción a mi me encanta, las converse con un maxi vestido o falda larga, es una elección cómoda y que te puede acompañar en los cambios de temporada, en uno de esos días que no sabes que ponerte porque el tiempo es una incertidumbre.

converse-con-vestido-2

En cualquier caso yo lo que vengo a contaros hoy es mi problema y es que algunos días sin saber muy bien por qué, la gente me paraba por la calle y empezaba a charlar conmigo, me hablaban en la parada del autobús, cuando compraba el pan, cuando entraba en las tiendas…

hasta que un día me di cuenta y claro, eran mis zapatillas que decían “CONVERSE”.