Publicado el

Diario de un viaje a Maldivas día 4: Fiesta en Thoddoo

Hoy nos levantamos temprano con la intención de ir al centro buceo de Thoddoo para ver si tienen algún hueco y poder hacer hoy una introducción al submarinísmo

Nos dicen que lo podríamos hacer hoy a las 14:30 h así que firmamos 1000 papeles, respondemos unas cuantas preguntas sobre nuestra salud y nos vamos a la playa.

Yo ya me paso toda la mañana super nerviosa… y es que el buceo es una actividad que me apetece mucho hacer, pero me da también bastante miedo.

Aunque estos nervios me dan entre cabezada y cabezada, porque no sé que tiene este lugar, que me relaja una barbaridad, casi no puedo ni leer… es coger un libro y no duro ni 10 minutos… y ya estoy dormida otra vez.

Nos vamos prontito de la paya para comer rápido e ir al centro de buceo, comemos en COCU MERU que ya es uno de nuestros habituales y vamos a cambiarnos al hotel.

Cuando pican a la puerta de la habitación, era la chica del centro de buceo, diciéndonos que hoy no se podían hacer inmersiones porque la cámara de descompresión estaba estropeada, así que nos devolvió la fianza que habíamos depositado.

Y volvemos a la playa a dormir un rato la siesta para  luego unirnos a nuestros “crazy rusian friends” para jugar unas partidas al SVINTUS y bañarnos un rato.

A la vez también hacemos conjeturas sobre la fiesta que esta noche el hotel PALM GARDEN,

¿Cómo será una fiesta maldiva? ¿Habrá música?… lo que sabemos a ciencia cierta es que alcohol seguro que no habrá, el resto es una incógnita.

Cuando regresamos al hotel nos llevamos una auténtica sorpresa al verlo todo super iluminado.

Así que nos arreglamos y ponemos nuestras mejores galas y salimos a la recepción.

Aquí hay una especie de buffet, nos sentamos a cenar con nuestros amigos rusos y después de la cena llegó el postre una pedazo de tarta que cortamos todos juntos.

Y para rematar aparecieron el Palm Garden casi todos los hombres de Thoddoo vestidos con los trajes tradicionales y nos deleitaron con baíles y cánticos típicos de esta maravillosa isla de Thoddoo.

Al principio estábamos un poco comedidos, pero en cuanto los bailarines nos sacaron a bailar no había quien nos parara, intentando seguírles el ritmo, lo pasamos realmente bien e intuyo que ellos también viendo como disfrutábamos y participábamos de su cultura.

Después de unos cuantos bailes y cánticos, la fiesta se fue acabando todos los músicos y bailarines se despidieron de nosotros y los músicos tuvieron la amabilidad de enseñarnos sus instrumentos, enseñarnos a tocarlos y explicarnos un poco los ritmos y el por qué de esas danzas tradicionales de los pescadores de Thoddoo.

Nosotros que ya estábamos muy arriba cuando se acabó la música maldiva, preguntamos a Musa y Adam si podíamos poner algo de música occidental, y no sólo nos dijeron que sí, si no que Adam nos dejó un altavoz para poder escucharla bien.

Al final picados entre canciones rusas y españolas… acabamos bailando la macarena y haciendo una conga con la lambada, con Irina a la cabeza, altavoz en mano y saliendo por las calles de Thoddoo haciendo la conga.

Ahh y todo esto sin una gota de alcohol claro está!

Cuando empezamos a ver que la gente de Thoddoo no nos miraba muy bien… volvimos a Palm Garden a rematar la noche jugando todos juntos, Musa y Adam también, a mi querido SVINTUS.

Y mañana va ser un gran día porque hemos dicho a Musa y Adam que nos apetecería mucho hacer una excursión a un banco de arena y Adam ha dicho que nos lleva mañana a primera hora, en una excursión de un día, no os lo perdáis porque el día fue de película.

Y para daros las gracias por el gran número de seguidores que tenemos, hoy en vez de un vídeo os hemos preparado 2, así que no os los perdáis.

 

No os olvidéis de visitar la tienda con corazón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *