Publicado el

Diario de un viaje a Maldivas día 3: Thoddoo en bici

Hoy hemos alquilado unas bicicletas al chico del hotel, para llegar más fácilmente a la playa.

Vamos en bici a la playa con nuestro equipo de snorkel y aprovechamos para dar un paseo antes de bañarnos y hacer algunas fotos.

En el paseo vemos una cría de tiburón a la orilla, mirad que pasada… aunque no os lo perdáis porque aquí no termina nuestro encuentro con tiburones.

 

Enseguida nuestros amigos Rusos aparece nadando en nuestra parcelita de playa y nos invitan a ir con ellos hasta el arrecife de coral, yo que soy muy miedosa nunca me he atrevido, pero con más gente me animo, me da seguridad.

Aunque solamente lo bordeo, no me adentro mucho… cuando tratamos de dar la vuelta, la corriente no me deja… después de intentar sin éxito, nadar contra corriente, me dejo guiar por los consejos de mi novio y nado en la dirección de la corriente hasta salir a la arena, finalmente salgo en el límite de la playa turista, casi ya en la local y vuelvo caminando por la arena.

A nuestra amiga Irina le pasa lo mismo  y también se sale del agua, así que nos sentamos en la orilla viendo como mientras los chicarrones del norte (Un asturiano y 3 rusos)… y tan del norte, se entretienen en el arrecife.

Mi novio consigue ver una tortuga en el arrecife y estáis de suerte porque la consiguió filmar con la go pro, así que la podéis ver en nuestro canal de youtube.

Comemos en el restaurante del primer día mientras cae un chaparrón tremendo, hemos dejado las toallas y demás en la playa, así que cuando llegamos esta todo empapadísimo.

Suerte que las tormentas duran muy poquito y enseguida sale el sol que nos da una tregua para darnos un baño, pero el día no esta muy bien y enseguida vuelve a llover aunque ligeramente… cuando nos damos cuenta que nuestros locos amigos rusos se están bañando bajo la lluvia, nos unimos a ellos sin pensarlo.

Jugamos a hacer saltos, a bucear por debajo de las piernas igual que niños pequeños, hacemos luchas subidos a caballito unos sobre otros y gritamos, cantamos, nos reímos disfrutando de la sensación de estar bañándonos bajo la lluvia.

Y finalmente el sol quiso regalarnos una puesta increíble que nos permitió hacer 1000 fotos.

Decidimos cenar en el hotel junto a nuestros amigos, ya que ellos sí tienen media pensión, aunque os adelanto que no sale nada rentable.

Le comunicamos a Musa que si tiene libre la habitación para 3 noches más, porque finalmente hemos decidido quedarnos y nos dice que sin problema y no solo eso, si no que nos comunica que mañana estamos invitados a cenar porque es el segundo aniversario de Palm Garden y habrá una fiesta!!!!

Bueno después de la cena como de costumbre nos vamos a hacer el tour por los supermercados de Thoddoo y después de comprar un millón de chuches volvemos al hotel.

Nuestro amigos rusos nos proponen jugar a un juego de cartas ruso el SVINTUS.

SVINTUS es el mejor juego de cartas del mundo, SVINTUS es cerdo en ruso y es juego divertidísimo, las cartas tienen dibujadas cerdos con números y el objetivo final del juego es quedarte sin cartas, mi parte preferida era la de cuando te quedaba una sola carta, en ese momento, tenías que mirar fijamente a los ojos a todos los jugadores y decir SSSVINTUS a mi me chiflaba llamarles cerdos en ruso y repetir sus expresiones rusas, aunque al final ellos se reían mas que yo, porque decían que parecía rusa de verdad porque clavaba el acento.

Mi novio y yo terminamos haciéndonos con el juego y ganando casi todas las partidas, esta sensación me traslada a las tardes en la piscina de mi pueblo jugando durante horas a las cartas.

Qué feliz se puede ser con tan poco (si ya sé que pensaréis como no se va ser feliz en Maldivas)… a lo que me refiero, es que al final no se necesita ni alcohol, ni un hotel lujoso, ni Internet, ni prácticamente nada … a fin de cuentas, la mejor red social, es una mesa rodeada de gente dispuesta a compartir buenos ratos.

Os dejo un resumen en youtube del paseo en bici y diversa fauna marina que vimos en Thoddoo este día, espero que os guste.

Visita la tienda con corazón

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *