Ésta es otra de esas experiencias diferentes que tanto nos gustan en Late fuerte, convertirte por un fin de semana, en un reputado detective, con la misión de resolver un enigmático crimen.

Interrogatorios, llamadas, investigaciones, recolección de pruebas, testimonios… os tendrán todo el fin de semana en vilo y con la cabeza echando humo y todo ello en un marco incomparable, recorriendo las inmediaciones de Llanes. En el Hotel Molino de Tresgrandas

Pero si creíais que la experiencia es solamente detectivesca estáis equivocados, la experiencia empieza cuando llegas al hotel y te encuentras ese rincón maravillo, como sacado de un cuento de fantasía, pareciendo prácticamente imposible que no albergue duendes, hadas o algún ser mitológico, es un lugar mágicamente acogedor.

Ya no solamente acogedor por el entorno que a la vista está, si no acogedor por sus dueños Luis y Mariví que hacen que te sientas como en casa desde el minuto uno, sé que esto suena a tópico, pero puedo decir que he estado en un montón de hoteles repartidos por todo el mundo y en ninguno me he encontrado con unos anfitriones tan entregados y dedicados a conectar con sus huéspedes como en éste.

Y bien, armados con nuestros carnets de detectives conocemos al resto de nuestros compañeros, que al igual que nosotros, llevan dibujada una sonrisa en la boca, quizá producida por los nervios de la incertidumbre o quizá por el ingenio de Luis, al ponernos en situación.

Después de un día agotador entre pesquisas y elucubraciones, nos reunimos por la tarde, con el resto de detectives en el acogedor hotel, compartimos anécdotas que os aseguro que os van a surgir varias y jugamos una partida de trivial, entre anécdotas, risas y preguntas, esperamos la llegada de Luis para descubrir las hipótesis de cada uno y resolver el gran misterio.

Hipótesis ingeniosas, desternillantes, lógicas y surrealistas salen a la luz, y desembocan en una animada conversación con Luis y Mariví, compartiendo experiencias y anécdotas, descubrimos aquí, que ésta actividad lleva realizándose desde hace 20 años, si hoy en día ya parece una experiencia bastante innovadora, imaginaros hace 2 décadas, menuda visión de negocio.

Entre palabras y risas cae la noche y nos despedimos de nuestros compañeros, nosotros decidimos ir a cenar a un mexicano que hay en Colombres, un pueblo muy cerca de Tresgrandas y que tiene muy buenas críticas en Tripadvisor.

El restaurante totalmente recomendable, aconsejo probar el pollo con mole poblano y me gustaría destacar un detalle que me ha llamado un la atención y es éste.

20170916_220315

En la mesa había un cuenco con colores para dibujar el mantel, me parece una idea genial ¿quien no ha destrozado nunca el mantel de un restaurante? pues imagínate destrozarlo con creatividad y color.

De vuelta al hotel caemos rendidos en la cama y al día siguiente la experiencia continúa con el desayuno.

20170917_095319

Mantequilla y mermeladas caseras, zumo de melocotón, plátano y limón recién exprimido, huevos del corral fritos al instante y avellanas de la zona, entre otros manjares que os irán sirviendo.

Después de dejar nuestro testimonio nos despedimos de nuestros compañeros y anfitriones.

20170917_104100

De la experiencia detectivesca poco puedo decir,

más que como un personaje de novela de Agatha Christie os vais a sentir,

pues hemos hecho un juramento con Luís,

de no desvelar el crimen que allí sucedió,

para no enturbiar la imagen del hotel

y que el resto de gente pueda seguir disfrutando de él

si quieren saber lo que allí aconteció

¿Por qué no vaís y lo descubrís?

Y… como es mejor vivírlo que leerlo, podéis encontrarlo pinchando aquí.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *